Una cookie es el rastro que dejas cuando navegas por Internet. Tu navegador coloca un fichero inofensivo en tu ordenador con el fin de volver a ponerte publicidades relacionadas con tus búsquedas. También hay otros tipos de cookies que se utilizan para recordar tus preferencias al navegar por ciertos portales o páginas web.
Un ejemplo práctico de una cookie publicitaria (son las más utilizadas):
Buscas zapatos en una tienda en internet. Cierras la página sin comprar nada ni haber puesto nada en tu carro. Después, cuando vayas a ver un vídeo en Youtube, probablemente te aparezca en la barra lateral, una publicidad con los zapatos que estabas mirando antes o productos similares.